¿Por qué dos semanas?

Acacia Yoga

Estuve dos semanas fuera de juego con el blog, no sólo por un tema de darles a ustedes, queridos lectores, un espacio y un respiro, sino para que pudiera yo replantearme muchas cosas de mi vida y de la forma en la que vislumbro mi futuro.

 

Estas dos semanas fueron necesarias para que pudiera yo sentarme a poner mis ideas en orden, las cartas sobre la mesa (en un juego solitario al parecer) y replantearme qué va a pasar con mi vida en esta nueva normalidad.

 

Que no se malinterprete, no he entrado en una paranoia pandémica ni mucho menos; es más, me considero una introvertida extrovertida (jiji) que ha disfrutado mucho la soledad y el silencio en estos meses; sin embargo si quería sentarme a pensar en cómo darle un giro a los contenidos y a mi carrera ahora que ya estoy por terminar mi segunda licenciatura en Psicología. ¿Qué sigue? ¿A dónde me llevará el viento? Francamente, a estas alturas del partido, podría decir que no lo sé, pero tengo esperanza en el futuro.

 

Dos semanas fue el tiempo perfecto para meditar y pensar en cómo compartirles más sobre quién soy yo y ya no tanto sobre la parte teórica del yoga (lo seguiremos haciendo, quiero hacer notar). Aquí es el punto de quiebre en donde las cosas comienzan a asentarse para que, próximamente, comiencen a leer los cambios.

 

Esta es una entrada corta, pero quería compartirles – de mi corazón al suyo – cómo están las cosas y prometerles que seguiremos escribiendo para que al menos tengan algo lindo que leer los lunes.

 

Namasté.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: