Creando comunidades

comunidad

Ahora que he estado reflexionando sobre mi futuro y hacia donde me llevará el viento, han pasado una serie de cosas que me han ayudado a entender cuál es el propósito de mi vida actualmente y, además de ayudar a otros, podría decirse que busco crear una comunidad que se impulse a sí misma a ser mejor y a ser resiliente: poner mi granito de arena para que el mundo sea mejor a través de la salud.

 

Poco a poco, con Acacia Yoga estoy logrando algo que pensé que era imposible para mí debido a mi ansiedad social, y eso fue el poder reunir a un grupo de gente que no se conocía antes y por lo menos compartir el mismo tiempo y espacio virtual con una actividad que nutre al cuerpo y al alma. Aunque no lo parezca, a mí me ha generado una enorme alegría ver a mis alumnos día con día y observar y compartir sus avances, que son muchos.

 

Creo que tanto el yoga como cualquier actividad física, los deportes en equipo por ejemplo, son grandes espacios en los que podemos encontrar a otras personas con intereses similares o, al menos, a alguien más con quien reírnos y compartir el día a día. Esto es particularmente relevante en el contexto de la pandemia en donde nos hemos visto en la necesidad de permanecer detrás de una pantalla y en donde, más que nunca, nos hemos dado cuenta que nos necesitamos los unos a los otros para sentirnos bien y completos, la comunidad es importante.

 

Si hoy me estás leyendo, te invito a que formes parte de un grupo que despierte algo bueno en ti, no tiene que ser Acacia, sino simplemente algo que te haga sentirte feliz y pleno. Busca conectar con otros (aunque, como yo, lo hagas desde una computadora) y comienza a tener pláticas sobre lo que te da fortaleza de carácter y cómo puede hacerte mejor persona, tal vez tengas retroalimentación y puedas ayudar a otros a hacer lo mismo.

 

Últimamente las entradas son más cortitas pero mucho más personales, me quiero abrir contigo y que sepas qué es lo que pasa tras bambalinas, es un lugar fuerte, pasional y profundamente hermoso.

 

Namasté.

 

Te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: