En busca de la equidad y la inclusión a través del yoga

yoga equity

Siempre tengo temas que me apasionan. Uno de los temas que me han estado apasionando muchísimo – últimamente – es el tema de la inclusión y la resiliencia en el deporte, la actividad física y en la vida en general. Esto solamente se ha visto más en el tema actual de los Paralímpicos, los cuales parecieran no importar tanto como la justa principal pero que, sin embargo, siempre han logrado ser una gran muestra de valores humanos en el deporte.

 

Dentro de todo este menjurje de ideas, pensé en el yoga y lo que yo hago día a día en la clase y cómo podía lograr que mis alumnos y el mundo fuera más justo y equitativo y, cuando me puse a ver qué estaban haciendo instancias como Yoga Alliance o creadores de contenidos como Yoga Journal o Yoga International, encontré varias cosas interesantes que, sobre todo, se enfocan en el tema de la inclusión de género y de raza en el contexto del yoga.

 

Ciertamente, lo que hago yo ahora todavía no tiene los alcances de la comunidad internacional pero, desde mi trinchera, hago mi mayor esfuerzo por fomentar que, en efecto, el yoga sea para todos y que no sea una práctica discriminatoria en donde por no ser mujer joven, con mucha elasticidad o “capacidad físicas adecuadas”, entonces quede completamente descartada la opción.

 

Hoy, sobre todo, quiero contarles lo que quiero para el futuro: quiero seguir construyendo una comunidad que fomente el movimiento y la salud mental como dos ejes para una vida feliz. Quiero trabajar con personas con discapacidad para trabajar en la resiliencia y en el hecho de que existe vida y movimiento más allá de las limitaciones aparentes. Estoy buscando poner mi grano de arena para que este mundo sea un lugar mejor para los que vienen y en donde podamos hablar con mayor franqueza y gratitud sobre el estado en el que dejamos las cosas.

 

Quiero tomar todas las prácticas filosóficas que he aprendido de mis maestros en estos años como practicante de yoga para trabajar con otros hacia un mundo más feliz, más verdadero y libre de violencia. Ahimsa, Satya, Svadhyaya.

 

¿Tú qué quieres hacer?

 

Namasté.

 

Te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: