El yoga y el cambio de estaciones: Equinoccio de Primavera

yoga primavera

El día de anteayer empezó la primavera en el hemisferio norte, ¡qué felicidad! Con ello vienen muchos cambios de temperatura, de horario y, también, la oportunidad de “empezar de cero” después del frío y la oscuridad del invierno.

 

El Equinoccio de Primavera es una fecha celebrada en muchas culturas, no sólo por el hecho de que comienza una temporada con un clima más agradable, sino también por tiende a ser visto de una manera más mística o especial en los nuevos inicios. La Primavera inicia entre el 20 y el 21 de marzo (este año por los movimientos celestes fue el 20 de marzo) y en este trance, el día y la noche tienen una misma duración.

 

Pero, ¿cómo podemos enlazar nuestra práctica de yoga con este cambio de estación?

Creo que dentro de todos los cambios de estaciones, este es el más aceptado por los yogis a nivel mundial, en donde muchos de ellos deciden realizar la práctica de los 108 saludos al sol para eliminar las toxinas y lo acumulado por la temporada anterior, así como una práctica interior de manifestar y poner intenciones a lo que buscamos que suceda con nosotros y nuestro entorno en los siguientes tres meses.

 

Después de los meses de reflexión que implicó el invierno, es momento de tomar acción, de movernos y hacer cosas para alcanzar nuestras metas y nuestros objetivos. Pueden ser cosas pequeñas como, por ejemplo, tomar tu primera clase de yoga o, bien, trabajar en tus inversiones y llevarlas a un nuevo nivel, en realidad el límite lo pones tú.

 

Si buscas celebrar este cambio de estación con movimientos de yoga, te sugiero que busques movimientos que te hagan sentir libre y seguro/a, como pueden ser las asanas de piso, los arcos o cualquier movimiento que te permita ser tú y conectar con la esencia de lo que quieres trabajar para los siguientes tres meses.

 

En mi caso, esta Primavera pretende muchos cambios en mi práctica, el querer tener una base más sólida de mis posturas y trabajar más en las clases de Yin y de Dharma Gentle que he estado enseñando a mis alumnos. Conectar más con la esencia de quién soy yo en mi tapete contra la idea de competencia que había querido siempre tener y que me llevó a la famosa lesión. Es un momento en el que quiero conectar con mi esencia, como maestra, como practicante y como yogi.

¿Cómo planeas practicar durante esta Primavera? ¿Qué vas a manifestar?

 

Seamos receptivos. Namasté.

 

Te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: